Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Comienza el contenido principal

Con el RD 216/2014 el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha puesto fin al sistema de subastas que servía para fijar los precios del sector eléctrico, y lo ha sustituido por un nuevo modelo de cálculo de precios en función de cómo cotiza la electricidad en el mercado mayorista.

Nueva tarifa eléctrica

Con este nuevo método de cálculo definen un nuevo modelo de facturación denominado Precio Voluntario al Pequeño Consumidor en sustitución de la Tarifa de Último Recurso de electricidad (TUR).

Los comercializadores de referencia son las compañías eléctricas que por cumplir los requisitos de capacidad legal, técnica y económica exigidos por el RD 216/2014 son designadas por el Ministerio de Industria para ofrecer el nuevo modelo de facturación Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).

Nueva factura

Adicionalmente, con la Resolución del 23 de mayo de 2014 de la Dirección General de Política Energética y Minas, se define un nuevo modelo de factura de aplicación desde el 1 de Octubre de 2014.

La nueva factura de electricidad debe cumplir con un formato y un contenido mínimo obligatorio para facilitar su comprensión, identificación de información y mucho más detallada con el fin de ofrecer trasparencia en un sector tan complejo.

Las principales novedades son:

  • Mayor información y desglose de información en la factura.
  • Se explica con mayor detalle el cálculo de los importes en cada uno de los conceptos de la factura, diferenciando la parte de potencia y consumo y los importes correspondientes a peajes.
  • Indicación expresa de las diferentes vías por las que se pueda gestionar una reclamación antes cualquier incidencia.
  • Información sobre el destino del importe de cada factura.

Las alternativas de contratación

A partir de ahora, los consumidores tendrán tres alternativas de contratación, una de ellas es el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), una opción que está al alcance de todas aquellas personas que tengan contratada una potencia igual o inferior a 10 kilovatios. Los consumidores que ya dispongan de un contador inteligente operativo pagarán según las oscilaciones del precio del kilovatio-hora a lo largo del día, al resto se les aplicará el precio medio del mercado en el periodo facturado.

Otra opción consiste en contratar un precio fijo, modalidad ofrecida por las mismas comercializadoras de referencia. En este caso, el consumidor sabrá con antelación cuánto pagará en su factura de la luz ya que se aplicará un precio fijo del kilovatio-hora a lo largo del año, lo cual significa que no habrá sorpresas en la factura (salvo las que pudieran derivarse de los cambios en los peajes o los demás conceptos regulados que intervienen en el cálculo del precio).

Por último, la tercera alternativa consiste en la tarifa de Bono Social que se podrá aplicar a clientes considerados "vulnerables", en la que se aplicará un precio con un 25% de descuento respecto al PVPC.

Fin del contenido principal