Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Comienza la navegacion terciaria

Final de la navegación terciaria

  1. Inicio
  2. Modelos de contratación
  3. Precio Fijo en Mercado Regulado

Precio Fijo en Mercado Regulado

Comienza el contenido principal

El precio fijo de la electricidad está accesible para todos los consumidores de baja tensión, cuya potencia contratada no supere los 10 kilovatios y que quieren mantenerse dentro del mercado regulado, siendo comercializado por una COR.

¿Qué es el precio fijo?

Los comercializadores de referencia están obligados según el RD 216/2014 a presentar una oferta alternativa al PVPC en la que determinen un precio fijo de electricidad por un periodo de 12 meses. Es decir, los consumidores pueden acogerse a una oferta vinculante por un año, en la que el coste de la energía sea un precio fijo. Con esta modalidad de precio fijo, el precio del kilovatio-hora no variará a lo largo del año si no existen variaciones en los componentes regulados del precio. Esta modalidad permite conocer a priori el precio del kilovatio-hora a pagar, evitando la volatilidad del PVPC.

¿Quiénes pueden acceder al precio fijo?

El precio fijo de la electricidad está accesible para todos los consumidores cuya potencia contratada no supere los 10 kilovatios y que quieren mantenerse dentro del mercado regulado, siendo comercializado por una COR.

¿Existe una obligación de permanencia?

Sí. Existe un compromiso de permanencia de un año por lo que, si el consumidor desea rescindir el contrato antes del plazo previsto, la comercializadora puede aplicar una penalización. Estas penalizaciones no pueden superar el 5% del precio del contrato respecto a la energía que ha quedado pendiente de suministro. Un mes antes de que venza el contrato, la comercializadora deberá enviar al consumidor una comunicación en la cual refleje las diferentes opciones de contratación y las nuevas condiciones ya que la oferta de precio fijo para el siguiente año puede variar.

¿El Precio Fijo es una tarifa plana?

El precio fijo es una alternativa al PVPC que todas las comercializadoras de referencia deben poner a disposición de los consumidores que tengan contratada una potencia igual o inferior a los 10 kilovatios. Esta modalidad consiste en un precio fijo por kilovatio-hora durante 12 meses. Sin embargo, no se trata de una tarifa plana.

¿Qué es y qué no es el precio fijo?

El precio fijo es un producto del mercado regulado que consiste en pagar un precio fijo por cada kilovatio-hora consumido, por lo que la factura que llegue a casa será distinta cada vez, dado que depende del consumo realizado durante el periodo facturado. El importe de la factura no depende de las oscilaciones del mercado de la electricidad sino solamente del nivel de consumo realizado en el periodo de facturación así como de las revisiones de peajes o del resto de conceptos regulados que intervienen en el cálculo del mismo.

Las tarifas planas son una modalidad o producto comercial del mercado libre que consisten en fijar un importe mensual a pagar en cada factura, por lo que el importe facturado será el mismo en cada factura, independientemente del consumo realizado en el periodo de facturación. Dicho importe normalmente se adapta al consumo de cada hogar a través de la creación de diferentes tramos, como ocurre con las tarifas telefónicas. No obstante, en algunos casos, cuando se supera el consumo pactado, el precio por kilovatio puede aumentar, aunque se trate de una tarifa plana. Al contrario, si no se alcanza el consumo máximo previsto, algunas comercializadoras bonifican la diferencia.

Fin del contenido principal